Lo que salva más vidas es la proactividad (por Ignacio Slez)

Hace unos meses, veía un video de un médico coreano comparando el virus del SARS de 2003 con esté #coronavirus de 2020.

Mostraba especial atención en la #globalización (a partir del minuto 28:00).



Su mensaje dice algo así como: «la peligrosidad del coronavirus de 2020 está siendo mayor que la del virus de 2003, entre otras cosas, a que en 2003 no era tan fácil viajar de un lugar a otro.»

Esto último me llamó la atención. Parece que nos hemos pasado más de 15 años mejorando la #globalización y quizá nos hemos olvidado de nosotros, la propia #población.

Es posible que nos hayamos centrado tanto en ello, que no hemos visto que nosotros mismos podríamos estar poniéndonos en peligro.

Y aunque no sea algo premeditado el ponernos en peligro (a veces puede que si), por asemejarlo a algo, sería como cuando no ajustamos bien los espejos del coche cuando vamos a conducir. Si no somos conscientes de ello, es probable que favorezca a que tengamos un accidente.

Y volviendo al tema, aunque ya existieran antes del proceso de #globalización, podemos hablar de terminos que han sido acelerados por este concepto global. Pandemias, accidentes mortales, países subdesarrollados, catástrofes, crisis económicas, contaminación e incluso las pocas medidas para mejorar la sostenibilidad o preservar nuestros recursos naturales.


¿Y cuál es la trampa de este «descuido global»?

Bajo mi criterio, es fácil de suponer.

Está impidiendo tomar medidas proactivas contra cualquier vulnerabilidad para evitar problemas futuros o al menos minimizar su gravedad. Y esto es un alto coste que se puede evitar en muchas ocasiones.

Las inversiones económicas deben estar centradas en estrategias proactivas y evitar en la medida de lo posible las estrategias a posteriori.

Si hay una pandemia, esperamos y luego aplicamos medidas de contención del virus.

¿Cuantas vidas se hubieran podido salvar en todo el mundo con esta pandemia, si en diciembre de 2019 o enero de 2020 se hubieran aplicado medidas proactivas en vez de esperar a la evolución de esta?

Seguro que hay muchas opiniones sobre esto, pero pensad en el valor de la #proactividad. No solo a nivel de pandemia. Pensad en cualquier ámbito que os influya.

Si hay una explosión en un almacén, mandamos mensajes de apoyo y ayuda para mitigar los efectos del accidente.

No nos preocupamos de evitar este tipo de cosas, sino de actuar posteriormente. No quisiera seguir presenciando este tipo de desastres sabiendo que se podría haber evitado. Es lo que más daño me produce personalmente.


Accidente en almacén de Beirut, Agosto 2020.

Salvar vidas, evitar accidentes, ahorrar dinero, mejorar la sostenibilidad, la disponibilidad de recursos naturales…

Hay que invertir en favorecer este termino. #proactividad.
No podemos «estar a verlas venir» y luego quejarnos. Obviamente, cualquier inversión conlleva un gasto. Pero, ¿Qué sale más caro?

¿Y por qué estoy contando todo esto en un blog de un proyecto basado en tecnología #IoT?

Según wikipedia, «La #globalización es un proceso económico, tecnológico, político, social y cultural a escala mundial que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados sociales y políticas que les brindan un carácter global.»

Creo que los proyectos que basamos nuestro modelo de negocio en «tecnología #IoT«, podemos favorecer a que la #globalización vaya de la mano de la #proactividad. Quiza no podamos tratar directamente con procesos políticos, sociales, culturales o económicos de los países, pero si debería ser una obligación que permitamos que la #tecnología se oriente hacia la búsqueda de soluciones que sean accesibles para todos, y no solo para unos pocos. Y muy importante el concepto de #innovación #abierta para desarrollar proyectos con fuerte valor en todos los aspectos.

Si queremos que las ciudades sean más inteligente y seguras con el paso del tiempo, debemos diseñar herramientas tecnológicas teniendo en cuenta la naturaleza de cada ciudad, su población y sus necesidades. Y cuando hablo del termino ciudad, en ella incluyo su agricultura, ganadería, pesca, industria, cultura, sociedad…

Es posible un mundo mejor, pero tenemos mucho trabajo que hacer.